miércoles, 3 de agosto de 2011

Casi Bridget Jones....dreams

¡Qué te lo crees todooo tontaaaa!



Creo que no estoy ubicada últimamente en el mundo y que me sigue perturbando enormemente mi estado temporal de catalepsia, que ya viene siendo fijo discontinuo... igual que esos contratos que firman los vendedores de helados para los 3 meses de verano por el que según el objeto y las cláusulas que contienen estas relaciones laborales siguen existiendo de forma temporal y repetitiva por tiempo indefinido, pues lo mismitooo me está sucediendo con la catalepsia; ya está siendo temporal y fija discontinua en mi estado anímico.

Digamos que ya es como el semáforo en ámbar, que ahora sí ahora no está, sí algo más o menos parecido que vuelve a florecer de forma intermitente de vez en cuando, así que entre que me estoy volviendo lenta de mente y que mis actuaciones son equívocas no veo lo que llega a ser evidente para todo el mundo, normal o de lógica aplastante.

¿A qué me refiero? Pues a esa ilusión cuando conoces a alguien, a esas mariposas en la barriga, a esa duda de me llamará o no me llamará, a esa sacada de medio armario a ver qué me pongo, a ese nerviosismo y a esa entrega del 200 x 100 que das porque después de un largo tiempo de espera crees a ver dado con la persona que te ha vuelto a ganar el corazón.

¿Qué encuentras? La gran cita de todos los tiempos incluida una madrugada maravillosa, una persona que te encanta porque tiene el perfil de hombre imaginado y porque te dio lo que no encontrabas, un trato perfecto, una conversación amena y una ilusión renovada con la que vuelves a sentirte una reina.

Eres la nueva Bridget Jones...ya has encontrado pareja y dejastes de ser esa mujer solitaria catalogada a veces de amargada y gruñona.

Despiertas y tienes una sonrisa de oreja a oreja recordando todo lo que vivistes esa noche, pero...

¿Que es lo siguiente? Pues un día, otro día, otro día y otro y otro en el que te das cuenta que no ha sido lo que tu creías que fuera y no es real porque el móvil al que habían bombardeado con mensajes o llamadas durante varios días previo a la cita no ha vuelto a sonar.

Todo ha sido una única cita con ilusión renovada por un trato exquisito pero...nada más.

Todo fue un sueño de una noche y nada... nada más.

¿Qué me llevo? Tras volver a poner de nuevo los pies en el suelo, reconocer que no hay nada y que su interés ha terminado porque consiguió lo que buscaba...¿Saben? ¡Qué me quiten lo bailao!
video

1 comentario:

Ŧirєηzє dijo...

pues tu no te imaginas que eso es mucho más de lo que algunas podemos decir...
y bendita tu que tienes libertad para "bailar"...auunke luego te lo quiten....

en fin...
no pierdas la ilusion nunca...


un abrazo mafalda